lunes, 23 de agosto de 2010

¿Para que sirve la matemática?

Resulta paradójico que algo al parecer tan obvio sea, en cambio, muy difícil de responder, puesto que la Matemática, lo mismo que el lenguaje, ha ido de la mano con la evolución del ser humano, permitiendo el avance de todas las ciencias sin excepción, desde la física, facilitando la construcción de un laboratorio hipotético, recordemos el caso de Einstein, hasta la misma literatura que se apoya actualmente en la semiótica o ciencia de los signos.

El ser humano ha utilizado la Matemática para solucionar problemas del presente, debido a una característica, o propiedad debiéramos decir, de ser imperecedera y válida en cualquier estado de tiempo, pues los mismos principios matemáticos que emplearon los egipcios para levantar las pirámides son usados hoy en día en máquinas más complejas y elaboradas para construir un mundo que cambia rápidamente y en donde, lo que único que sobrevivirá es este enorme marco teórico pues todo lo demás lo estamos haciendo desechable.

Luego, esta ciencia tampoco ha permanecido estática y hoy la encontramos en todas partes, particularmente, y gracias a Howard Gardner sabemos que es otra forma de entender en mundo, lo prueba la inteligencia lógico matemática que nos ayuda a descubrir situaciones complicadas, a analizar problemas de una manera particular y a insertarnos socialmente, al punto de afirmar que no hay analfabetos matemáticos, pues en la práctica logran desenvolverse realizando compras, ventas, préstamos, leyendo el tiempo, haciendo cálculos con la ayuda de los dedos de las manos, estimando el peso de los cuerpos, etc.

Lo cual no quiere decir que debamos quedarnos con este conocimiento elemental, pues es necesario que los y las estudiantes tengan una formación matemática más elaborada y un conocimiento más profundo de su estructura, que al final se traducirá en personas con una visión más amplia de la realidad.

En tal sentido, es de vital importancia que las propuestas macro curriculares diseñadas a nivel de las instituciones de control recojan este enfoque, se desagreguen, se articulen de manera apropiada y se distribuyan gradualmente en los distintos años de educación, considerando el nivel cognitivo y emocional de los y las estudiantes.

La Matemática, como ciencia, es evidentemente sistémica, y deja una impronta sobre todos quienes la utilizan, pues provee de principios o valores que sin ser exclusivos de esta disciplina, son más fácil de trabajarlos o desarrollarlos con su apoyo, para lo cual disponemos de los sistemas numérico, de funciones, geométrico y de medida y el de estadística y probabilidad; bajo los cuales, tal como señala la Reforma Curricular, alcanzar actitudes de orden y perseverancia es posible.

¿Por qué se usan tanto las matemáticas actualmente?

La respuesta es simple, por su lenguaje. Los axiomas y representaciones empleados es lo más cerca que podemos estar de la objetividad, tan buscada en estos tiempos, es así que el lenguaje de la matemática se expresa en símbolos breves, precisos, definidos y usados de acuerdo con las reglas lógicas. Esto hace que a menudo sea posible estudiar problemas demasiados complicados como para ser visualizados directamente.

La matemática provee además de grandes insumos de creatividad, frecuentemente, el razonamiento matemático predice la posibilidad o la imposibilidad de realizar un experimento científico o de que ocurra un evento, así la podemos encontrar en distintas aplicaciones:

En la industria telefónica, la matemática se usa para diseñar maneras de pasar de un circuito a otro, a fin de que, cuando se marca un número telefónico, tenga la probabilidad de que no se encuentre con la línea ocupada.

En la industria de la aviación y en la astronáutica, las matemáticas ayudan a determinar la mejor forma de construcción para un avión o para una nave interplanetaria.

Otra clase de matemáticas predicen el riesgo de que un avión se desintegre mientras vuela a grandes velocidades a través de una zona tormentosa.

En la industria petrolera las matemáticas se utilizan extensamente para decidir cuántos pozos debe abrirse, dónde perforar para obtener la mayor cantidad posible de petróleo con un menor costo.

El desarrollo de la computación es otro ejemplo evidente, pues el código binario hace posible que estas palabras que he escrito se vean impresas o se distingan para ser más precisos, como patrones de forma y color distintos al fondo de la revista que están ustedes leyendo.

Esto por mencionar algunas, la matemática en otras actividades laborales sirve extensamente y es requerida en disciplinas como sociología, medicina, psicología, antropología, etc.

Como vemos, la matemática es una ciencia que, a pesar de ser altamente abstracta, tiene un nivel pragmático como ninguna otra, por ello es indispensable que los y las docentes demos un enfoque que posibilite a los y las estudiantes a verla no como algo que funciona solamente en papel y cuyos fines mediatos se reducen a pasar el año solamente, cosa que, demás está decirlo, no es el objetivo y además no es cierto, así pues, con seguridad no volveremos a escuchar por parte de alguno de nuestros estudiantes “¿y esto para qué nos sirve?” ya que habremos hecho un trabajo en el que no quepa la menor duda “para entender el mundo”.