lunes, 23 de agosto de 2010

¿Cómo involucrar a los padres de familia en el proceso de aprendizaje de sus hijos?

Dr. César Ron
EDITORIAL PROLIPA
Es fundamental la actitud que muestran los padres de familia ante la responsabilidad educativa de sus hijos mediante la colaboración, intervención y contribución a los procesos de formación que se imparten en las instituciones educativas.

Muchas escuelas consideran a los padres como una de las más importantes fortalezas, pero muy a pesar de esta circunstancia existen instituciones educativas que no proveen del espacio para que los padres intervengan en las actividades escolares, tal vez por el recelo que produce su participación en asuntos técnicos.

En este sentido, en relación con la institución educativa, a los padres les convendría:
  1. Conocer su rol dentro de las actividades institucionales, el mismo que está normalizado en la Ley de Educación y su Reglamento.
  2. Mantener diálogos permanentes con los y las docentes sobre las frecuentes actividades de la institución y su planificación.
  3. Asistir a las reuniones y eventos escolares, y participar en la medida de su rol.
  4. Informarse sobre lo que ofrece la institución educativa en relación a los aspectos curricular y extracurricular e intervenir decididamente en ellos.
  5. Facilitar la comunicación directa con el maestro/a o casa.
  6. Pensar más en la calidad de los aprendizajes que en la cantidad y calificación de las mismas

En relación con el progreso escolar de sus hijos, los padres deberán:

  1. Dialogar permanentemente con sus hijos/as sobre cómo estuvo su jornada, para estimularlos a no dejarse vencer por los problemas.
  2. No defender ciegamente las situaciones de los niños/as, siempre es conveniente escuchar la otra parte, con ello se evitará manipulaciones.
  3. Revisar permanentemente la mochila y el diario escolar.
  4. Firmar y entregar las comunicaciones y otros documentos a tiempo.
  5. Controlar el tiempo libre de sus hijos/as.
  6. Recomendar a niños/as la observación de las buenas costumbres y el comportamiento adecuado en todas las actividades escolares.
  7. Ayudar (no dar haciendo) a los niños/as con los deberes.
  8. Organizar un horario de actividades que niños/as deben cumplir en casa.
  9. No desfigurar las actividades de los docentes; si encuentra alguna falla hable con el maestro/a y no con el niño/a.
  10. Valore las clases y estimule el rendimiento académico, establezca metas cada vez más altas.

    Es verdad que cada vez los padres tienen menos tiempo para atender las necesidades de apoyo que sus hijos requieren a la hora de su formación y educación, pero no es menos cierto, que la labor de los padres que se involucran en el aprendizaje de sus niños muestra rápidamente resultados satisfactorios.